October 23, 2022

Dear brothers and sisters in Christ,

This past week more than 200 Vietnamese American priests who are ministering throughout the United States gathered in Dallas, Texas for a four-day Convocation for Priests, which occurs every three years. The theme for reflection was “Emmaus IX: Love One Another With Mutual Affection.” (Romans 12:10). While it was a highly anticipated event for me, the Convocation was even more special for our Father Hung Tran who participates for the first time as a newly ordained priest.

This special Convocation, similar to the one that was held two weeks ago in Huntington for the priests of our own Diocese of Brooklyn, fostered community and brotherhood among Vietnamese American priests, some of whom are stationed in remote parishes or serve as the only priest of multiple mission churches in rural towns across the fifty states. The gathering included diocesan priests as well as priests who are members of various religious orders. The opportunity to spend four days together in spiritual talks, prayer and fellowship was well-received by all. Father Hung and I enjoyed very much the reunion with our friends who have studied and served with us over the years, as well as those who have given us inspiration in our priesthood.

The keynote speaker, Bishop Thomas Thanh Nguyen of the Diocese of Orange in California, addressed the theme “One in Christ’s Priesthood: Priestly Fraternity in Service of Unity.” He urged the priests to reflect on our unique relationship with Christ and our common bond as brothers in the priesthood, offering practical suggestions for us to stay focused in and to seek fraternal support. I myself was invited to lead a discussion on “The Canonical Rights and Obligations of Priests: Ministering in Today’s Complex and Challenging World”, which was among the most animated activities as priests enthusiastically shared their incredibly diverse pastoral and administrative experiences. Other presentations included “The Eucharistic Revival”, “The Catholic Priest and Social Media”, “Journeys of Vietnamese Priestly Fraternity”, and “Air Force Chaplaincy Program: Ministering to Our Military Men and Women”. The experience of the gathering itself was awesome, and the incredibly delicious Vietnamese meals each day was the icing on the cake.

For me, the most moving experience during this Convocation was the Evening of Eucharistic Adoration on Tuesday, during which the memories of priests who passed away in the last three years were lovingly recalled. As the image of each deceased priest appeared on the large screens in the dimly lit, silent church, and a priest stood up to give a moving testimony about the deceased’s life and contributions, my heart was filled with gratitude and pride. The witness of these “spiritual giants” no doubt strengthened my own resolve to be faithful to my unique calling. It was in that intensely prayerful gathering around the Lord that I discovered the transforming energy of priestly fraternity.

Throughout the Convocation, Father Hung and I reminded each other to pray for each of you, each family and each group of our parish. We lifted your hopes and fears, blessings and concerns, to the Lord at the Altar, knowing that many of you have also been praying for us. We appreciate all your emails and messages of encouragement. I am convinced that this joyful and holy experience will bear copious fruit in our ministry among you!

Yours in Christ’s peace,

Msgr. Cuong M. Pham   

16 de octubre de 2022

 

mis hermanos y hermanas en cristo

La semana pasada, más de 200 sacerdotes estadounidenses de origen vietnamita que están ministrando en los Estados Unidos se reunieron en Dallas, Texas, para una Convocatoria de Sacerdotes de cuatro días, que se lleva a cabo cada tres años. El tema de reflexión fue “Emaús IX: Amense unos a otros con afecto mutuo.” (Romanos 12:10). Si bien fue un evento muy esperado para mí, la Convocatoria fue aún más especial para nuestro Padre Hung Tran, quien participa por primera vez como sacerdote recién ordenado.

Esta Convocatoria especial, similar a la que se llevó a cabo hace dos semanas en Huntington para los sacerdotes de nuestra propia Diócesis de Brooklyn, fomentó la comunidad y la hermandad entre los sacerdotes vietnamitas estadounidenses, algunos de los cuales están estacionados en parroquias remotas o sirven como el único sacerdote de múltiples iglesias misioneras en pueblos rurales a lo largo de los cincuenta estados. La reunión incluyó a sacerdotes diocesanos, así como a sacerdotes que son miembros de varias órdenes religiosas. La oportunidad de pasar cuatro días juntos en charlas espirituales, oración y compañerismo fue bien recibida por todos. El padre Hung y yo
disfrutamos mucho el reencuentro con nuestros amigos que han estudiado y servido con nosotros a lo largo de los años, así como con aquellos que nos han inspirado en nuestro sacerdocio.

El orador principal, el obispo Thomas Thanh Nguyen de la Diócesis de Orange en California, abordó el tema “Uno en el sacerdocio de Cristo: Fraternidad sacerdotal al servicio de la unidad.”. Instó a los sacerdotes a reflexionar sobre nuestra relación única con Cristo y nuestro vínculo común como hermanos en el sacerdocio, ofreciendo sugerencias prácticas para que nos mantengamos enfocados y busquemos apoyo fraterno. Yo mismo fui invitado a dirigir una discusión sobre “Los derechos canónicos y las obligaciones de los sacerdotes: el ministerio en el mundo complejo y desafiante de hoy,” que estuvo entre las actividades más animadas, ya que los sacerdotes compartieron con entusiasmo sus experiencias pastorales y administrativas increíblemente diversas. Otras presentaciones incluyeron “El renacimiento eucarístico,” “El sacerdote católico y las redes sociales,” “Viajes de la fraternidad sacerdotal vietnamita” y “Programa de capellanía de la Fuerza Aérea: Ministrando a nuestros hombres y mujeres militares.” La experiencia de la reunión en sí fue increíble, y las comidas vietnamitas increíblemente deliciosas de cada día fueron la guinda del pastel.

Para mí, la experiencia más conmovedora durante esta Convocatoria fue la Noche de Adoración Eucarística del martes, durante la cual se recordaron con amor los recuerdos de los sacerdotes que fallecieron en los últimos tres años. A medida que la imagen de cada sacerdote fallecido aparecía en las pantallas gigantes de la iglesia silenciosa y tenuemente iluminada, y un sacerdote se ponía de pie para dar un testimonio conmovedor sobre la vida y las contribuciones del difunto, mi corazón se llenó de gratitud y orgullo. El testimonio de estos “gigantes espirituales” sin duda fortaleció mi propia determinación de ser fiel a mi llamado único. Fue en ese encuentro intensamente orante en torno al Señor que descubrí la energía transformadora de la fraternidad sacerdotal.

A lo largo de la Convocatoria, el Padre Hung y yo nos recordamos el uno al otro orar por cada uno de ustedes, cada familia y cada grupo de nuestra parroquia. Elevamos sus esperanzas y temores, bendiciones y preocupaciones al Señor en el Altar, sabiendo que muchos de ustedes también han estado orando por nosotros. Agradecemos todos sus correos electrónicos y mensajes de aliento. ¡Estoy convencido de que esta gozosa y santa experiencia dará abundantes frutos en nuestro ministerio entre vosotros!

Suyo en la paz de Cristo,

Mons. Cuong M. Pham

 

 

Sunday Announcements – September 4, 2022

This Monday is Labor Day, a federal holiday. There will be only one Mass at 9AM in the upper church. Please note that following the Rosary after Mass, the Church and the Rectory Office will be closed for the rest of the day. 

This coming Wednesday, September 7, will be the last day to register children for our Religious Education Program this fall. All children who have not made their sacraments must receive religious instruction.  Please contact our parish office to register your child as soon as possible. 

On Saturday, September 24, at 11AM, there will be a special Wedding Anniversary Mass celebrated by Bishop Robert Brennan at Resurrection-Ascension Church in Rego Park, Queens. All married couples regardless of the anniversary year are invited to renew their vows. They may also bring family and friends to witness their exchange and continued commitment to one another. The deadline to register your participation will be this Friday, September 9. Please contact the parish office for more information.

On Saturday, October 22, the Diocese of Brooklyn will have the biannual Pilgrimage to the National Shrine and Basilica of the Immaculate Conception, Washington, DC. You are cordially invited to join Msgr. Pham, the priests and lay faithful of our parish in this one-day Pilgrimage to the nation’s Capital to honor the Mother of God, and to pray for our nation, our community and families. Please refer to the Pastor’s Letter in this weekend’s bulletin for detailed information. Space is limited on the bus and may be reserved on a first come, first serve basis.

 

Our parish is in great need of faithful men, women and youth to serve as ushers at the English Sunday Masses. Ushers offer the people who come to church a sense of welcome and belonging. They also assist with the collection of offerings and enhance the reverence of the Mass. If you want to serve the Lord in this pleasant ministry, please leave your name and number at the parish office or speak to one of our priests. 

We are happy to report that, to date, 185 parishioners have pledged a total of $64,107 to the Annual Catholic Appeal, of which $56,341 have already been collected. We thank those who have donated and invite all to consider joining us to support our local Church. Donation envelopes are available at the church entrances for your convenience.  

For more information on these and other parish news, please take home a copy of the weekly bulletin or read here on our parish website.

28 de agosto de 2022

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

A medida que nos acercamos al final del verano, permítanme una vez más llamar su atención sobre algunos recordatorios amistosos con respecto a las etiquetas de nuestra iglesia con el fin de fomentar un mayor sentido de reverencia en la Casa de Dios y un mayor respeto mutuo en la comunidad de adoración:

– ¡POR FAVOR VEN A TIEMPO! – Si constantemente llega tarde a Misa, se está perdiendo los Ritos Introductorios y la Liturgia de la Palabra muy importantes. Si llega lo suficientemente tarde, ¡ni siquiera cumple con su obligación de Misa dominical! Excluyendo emergencias imprevistas, llegar tarde a misa regularmente es simplemente una indicación de mala planificación. Cuando llegamos a la iglesia temprano, podemos tener tiempo suficiente para recordarnos y prepararnos en oración para la Misa. Al evitar la distracción causada por el movimiento y el tráfico innecesarios en la asamblea, especialmente la apertura y el cierre constantes de las puertas de la iglesia, agregará a la oración de la Misa y ayudar a todos a estar más enfocados en su encuentro con el Señor.

– ¡POR FAVOR VESTIR LA ROPA APROPIADA! – Encontrarse con el Señor mismo en Su Casa no es como ir al supermercado o al parque. Insto a todos a vestirse bien para la Misa, dándole a Dios el respeto que se merece. No significa tener que usar ropa cara. Simplemente significa usar nuestro “mejor domingo” sea lo que sea para cada persona. Y, por supuesto, venga siempre con ropa modesta. Esto es especialmente importante para aquellos que sirven como ministros litúrgicos, es decir, lectores, monaguillos, sacristanes, ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión, músicos, ujieres, etc., ya que son representantes de la Iglesia y nuestra parroquia.

– ¡POR FAVOR NO TRAER COMIDA O BEBIDA! Las únicas comidas y bebidas que deben tener lugar en la iglesia son las de la recepción de la Sagrada Comunión. Aparte de eso, la iglesia simplemente no es un lugar para comer y beber. Mascar chicles, por supuesto, siempre es inapropiado en la iglesia. En nuestra parroquia, muchas personas han tenido la buena costumbre de llevar comida enlatada y/o ropa y juguetes usados ​​para compartir con los pobres. Esto fue bueno cuando tuvimos una Despensa de Alimentos activa en la Capilla St. Margaret Mary. Ahora que la Capilla y su despensa de alimentos se han cerrado, no traiga dichos artículos a la iglesia ya que no tenemos suficiente personal o voluntarios para deshacerse de ellos. Si tiene buena ropa para donar, comuníquese con St. Mary’s Church Clothing Drive al (718) 529–6070 o visite su sitio web en https://stmarysclothingdrive.com para programar una recolección gratuita en su hogar.

– ¡POR FAVOR OBSERVE EL SANTÍSIMO SILENCIO! – Dado que la iglesia es un lugar de oración, siempre se debe guardar silencio. El saludo de nuestros amigos y vecinos es apropiado para después de la Misa fuera de la iglesia o en el vestíbulo para no perturbar la oración de los demás. Esto es particularmente cierto en el tiempo de transición entre nuestras Misas del domingo.

– ¡POR FAVOR MUESTRA LA MAYOR REVERENCIA! Al entrar a la iglesia, debemos hacer una genuflexión o una reverencia profunda hacia Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento en el Tabernáculo antes de tomar asiento. Es una forma de reconocer y reverenciar al Dueño de la Casa, el Anfitrión del Banquete de la Vida al que estamos invitados.

Como alguien que escucha las quejas de todos con respecto a la etiqueta de la iglesia todo el tiempo, a menudo me siento desafortunado porque es simplemente imposible para mí estar al tanto de todo lo que sucede mientras trato de concentrarme en guiar a la comunidad en oración. Desearía que hubiera menos distracciones en la iglesia. Sin embargo, cuando ocurren, también pienso en ellos como peldaños hacia la santidad. Ya sea un par de niños ruidosos, la apariencia extraña de un compañero feligrés, la voz inaudible del sacerdote o diácono, el canto desafinado de alguien detrás de usted o la falta de cortesía de parte de alguien que bloquea su entrada a el banco, que todo pase. La paciencia, la tolerancia, la cortesía y los buenos modales serían más útiles que expresar quejas al pastor. Y si descubre que es una de las fuentes de distracción para los demás, no sea demasiado duro consigo mismo. Solo trata de mejorar la próxima vez por el honor de Dios.

Agradecido por la admirable reverencia y el respeto que la mayoría de ustedes ya muestran en la iglesia, la Casa del Señor y nuestro hogar espiritual común, quedo

Devotamente suyo en Cristo,

Mons. Cuong M. Pham

July 10, 2022

Dear brothers and sisters,

Next weekend, July 16/17, we will celebrate our parish’s patronal feast, the Feast of Our Lady of Mount Carmel. It is certainly one of the most important annual events in our community.

Mary, the Mother of God, has a multitude of titles under which she is invoked for various needs.  When our parish and school were founded, our founding fathers entrusted the community to Our Lady under a most appropriate title.  Through the past 182 years, we have invoked Our Lady’s protection and guidance under this title.  She has responded with motherly protection and love in every instance.

The title “Our Lady of Mount Carmel” first derives from the experience of the prophet Elijah who, on Mount Carmel (located in present-day northwestern Israel), challenged the worshipers of false gods to a contest (see 1 Kings 20-40).  They were to call on their gods and Elijah would call on his God, and whichever God was able to light the fire to begin the holocaust offering was proved true.  Elijah taunted his competitors, but of course their gods could not deliver.  After drenching his own wood and holocaust with 12 buckets of water, Elijah called on the Lord who, at once answered with fire.  The God of Elijah was victorious.  Ever since the time of Elijah, the mountain has been considered sacred and hermits have always occupied a spot on the mountain where they devoted themselves to a life of austerity and prayer.

When the Carmelite Order was established many centuries later in the Church, the priests adopted Our Lady of Mount Carmel to represent their spirituality – both Marian and deeply contemplative.  Since the 15th century, popular devotion to Our Lady of Mount Carmel has centered on the Scapular of Our Lady of Mount Carmel, also known as the Brown Scapular. Traditionally, Mary is said to have given the Scapular to an early Carmelite named Saint Simon Stock (1165-1265) as a sign of her divine love and protection. There are a host of promises that go with the pious wearing of the Brown Scapular, the first of which is eternal salvation through the intercession of our heavenly Mother.

A 1996 doctrinal statement by the Vatican’s Congregation for Divine Worship and the Discipline of the Sacraments states: “Devotion to Our Lady of Mount Carmel is bound to the history and spiritual values of the Order of the Brothers of the Blessed Virgin Mary of Mount Carmel and is expressed through the Scapular. Thus, whoever receives the Scapular becomes a member of the Order and pledges him/herself to live according to its spirituality in accordance with the characteristics of his/her state in life.” In a nutshell, the Scapular is a both Marian sign and a pledge. A sign of belonging to Our Lady; a pledge of her motherly protection, not only in this life but also in the next. As a sign, it is a conventional sign signifying three elements of belonging: first, association with a religious family particularly devoted to Mary and especially dear to her – the Carmelite Order; second, consecration to Mary herself, being devoted to her and trusting in her Immaculate Heart; third, motivation to imitate Mary’s virtues, above all her humility, chastity, and spirit of prayer.

Devotion to Our Lady of Mount Carmel has always been a hallmark of our parish. At present, it remains an important devotion among the majority of our parishioners of Italian, Hispanic, Vietnamese, Czech and Filipino backgrounds, as the Carmelite Order and its lay associations are particularly strong in these cultural groups.

I invite you to mark your calendar for the festive events published in this bulletin leading up to next weekend’s celebrations. It is our hope that you and your family will be able to join us at the 5:00PM Outdoor Procession and Solemn Mass, followed by a special celebration in the Institute that will feature a great program of music, dances and international food for everyone. Together, let us honor Our Lady in ways that are dear to her heart, and invoke her blessing upon our parish and all our families.

Faithfully yours in Christ,

Msgr. Cuong M. Pham 

 

10 de julio de 2022

Queridos hermanos y hermanas,

El próximo fin de semana, 16/17 de julio, celebraremos la fiesta patronal de nuestra parroquia, la Fiesta de Nuestra Señora del Carmen. Sin duda es uno de los eventos anuales más importantes de nuestra comunidad.

María, la Madre de Dios, tiene multitud de títulos bajo los cuales se la invoca para diversas necesidades. Cuando nuestra parroquia y escuela fueron fundadas, nuestros padres fundadores confiaron la comunidad a Nuestra Señora bajo un título muy apropiado. Durante los últimos 182 años, hemos invocado la protección y guía de Nuestra Señora bajo este título. Ella ha respondido con protección y amor maternal en todos los casos.

El título “Nuestra Señora del Monte Carmelo” se deriva primero de la experiencia del profeta Elías quien, en el Monte Carmelo (ubicado en el actual noroeste de Israel), desafió a los adoradores de dioses falsos a un concurso (ver 1 Reyes 20-40). Debían invocar a sus dioses y Elías invocaría a su Dios, y cualquier Dios que pudiera encender el fuego para comenzar la ofrenda del holocausto se probaría como verdadero. Elijah se burló de sus competidores, pero, por supuesto, sus dioses no podían cumplir. Después de empapar su propia leña y holocausto con 12 cubetas de agua, Elías invocó al Señor quien, de inmediato, respondió con fuego. El Dios de Elías fue victorioso. Desde la época de Elías, la montaña ha sido considerada sagrada y los ermitaños siempre han ocupado un lugar en la montaña donde se dedicaban a una vida de austeridad y oración.

Cuando la Orden Carmelita se estableció muchos siglos después en la Iglesia, los sacerdotes adoptaron a Nuestra Señora del Monte Carmelo para representar su espiritualidad, tanto mariana como profundamente contemplativa. Desde el siglo XV, la devoción popular a Nuestra Señora del Carmen se ha centrado en el Escapulario de Nuestra Señora del Carmen, también conocido como Escapulario Marrón. Tradicionalmente, se dice que María entregó el Escapulario a uno de los primeros carmelitas llamado San Simón Stock (1165-1265) como señal de su amor y protección divinos. Hay una multitud de promesas que acompañan al uso piadoso del Escapulario Marrón, la primera de las cuales es la salvación eterna por la intercesión de nuestra Madre celestial.

Una declaración doctrinal de 1996 de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos del Vaticano afirma: “La devoción a Nuestra Señora del Monte Carmelo está ligada a la historia y los valores espirituales de la Orden de los Hermanos de la Santísima Virgen María del Monte Carmelo y se expresa a través del Escapulario. Así, quien recibe el Escapulario se convierte en miembro de la Orden y se compromete a vivir según su espiritualidad de acuerdo con las características de su estado de vida”. En pocas palabras, el Escapulario es tanto un signo mariano como una promesa. Un signo de pertenencia a Nuestra Señora; prenda de su protección maternal, no sólo en esta vida sino también en la venidera. Como signo, es un signo convencional que significa tres elementos de pertenencia: primero, la asociación con una familia religiosa particularmente devota de María y especialmente querida por ella: la Orden Carmelita; en segundo lugar, la consagración a María misma, dedicándose a ella y confiando en su Inmaculado Corazón; tercero, motivación para imitar las virtudes de María, sobre todo su humildad, castidad y espíritu de oración.

La devoción a Nuestra Señora del Monte Carmelo siempre ha sido un sello distintivo de nuestra parroquia. En la actualidad, sigue siendo una devoción importante entre la mayoría de nuestros feligreses de origen italiano, hispano, vietnamita, checo y filipino, ya que la Orden Carmelita y sus asociaciones laicas son particularmente fuertes en estos grupos culturales.

Los invito a marcar en su calendario los eventos festivos publicados en este boletín que conducen a las celebraciones del próximo fin de semana. Esperamos que usted y su familia puedan unirse a nosotros en la Procesión al aire libre y la Misa solemne de las  5:00pm, seguida de una celebración especial en el Instituto que contará con un gran programa de música, bailes y comida internacional para todos. Juntos, honremos a Nuestra Señora en formas que son queridas para su corazón, e invoquemos su bendición sobre nuestra parroquia y todas nuestras familias.

Fielmente suyo en Cristo,

Monseñor Cuong M. Pham

19 de junio de 2022

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Este fin de semana la Iglesia celebra la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, tradicionalmente conocida como la Fiesta del Corpus Christi. Esta Solemnidad honra a Nuestro Señor Jesucristo, quien está real, verdadera y sustancialmente presente bajo las apariencias del pan y del vino. Esta Presencia Real sucede a través del cambio que la Iglesia llama “transubstanciación” (“cambio de sustancia”), cuando en el momento de la consagración durante la Misa, el sacerdote pronuncia las palabras que el mismo Cristo pronunció sobre el pan y el vino: “Esto es Mi Cuerpo ”, “Este es el Cáliz de Mi Sangre”, “Hacer esto en memoria de Mí.” En este día, a los Católicos se nos recuerda que Jesucristo todavía se da a nosotros, Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Jesús, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, está siempre con nosotros hasta el final de los tiempos. En la Sagrada Eucaristía tenemos la forma más tangible de Su presencia.

Este año, esta solemne fiesta del Corpus Christi coincide con el Día del Padre, en el que homenajeamos a todos aquellos hombres que han sido padres para nosotros en nuestra vida, no sólo por conexión biológica sino también por filiación personal porque eligieron ser figuras paternas para nosotros y nos han nutrido de diferentes maneras. Cuando se le pidió a un niño que explicara sobre el Día del Padre, dijo: “Es como el Día de la Madre, solo que no gastas tanto en el regalo.” Sí, tal vez no seamos tan sentimentales con el Día del Padre, pero eso no hace que este día sea menos significativo que el Día de la Madre.

Este Día del Padre tiene una connotación muy difícil para mí ya que es mi segundo Día del Padre sin padre. Durante cuarenta y seis años tuve uno, y era uno de los mejores. Pero ahora ya no está aquí. Me parece extraño que él ya no esté cerca. En mi familia, él nunca se ha ido. Sentimos que todavía está cerca, siempre presente, siempre disponible, tal como era, porque sus palabras, su fe y su forma de vida siguen marcando la nuestra. Me convencen las numerosas señales que parecen confirmar la presencia permanente de mi padre. Estoy bendecido por todos los recuerdos de él que atesoraré para siempre, incluyendo algunos momentos muy tiernos, preciosos e invaluables en mi vida. Como una cálida chimenea en una casa grande, mi papá era una fuente de consuelo. Como un robusto columpio en el porche o un gran árbol con sombra en el patio trasero, siempre se podía encontrar y apoyarse en él. Su fuerte fe y pasión por la Iglesia me inspiraron, a pesar de tanto sufrimiento que él y mi madre soportaron durante los años posteriores a la guerra de Vietnam y durante los primeros años de nuestro reasentamiento en los Estados Unidos como refugiados.

Podría decir que toda mi vida, mi padre siempre fue una presencia tranquilizadora. Él era el pegamento que mantenía unida a nuestra gran familia. Debido a que él estaba allí, la vida transcurrió sin problemas para todos nosotros. Todo en la casa funcionaba como una máquina bien engrasada; todas las facturas se pagaron a tiempo, el césped permaneció cortado y el jardín se cultivó. Debido a que él estaba allí, nuestra risa era fresca y nuestro futuro estaba seguro. Debido a que él estaba allí, pude concentrarme en mi vocación como sacerdote sin preocuparme innecesariamente por mi familia. Esto fue particularmente cierto durante todos mis largos años de servicio a la Iglesia lejos de casa. Debido a que mi papá estaba allí, nunca nos perdíamos un día de fiesta importante, una celebración familiar, el cumpleaños de alguien, el bautismo, el matrimonio, el aniversario… Todas esas eran las cosas en el calendario de papá. Él tomaba las decisiones, disolvía las peleas, jugaba con los nietos, leía los periódicos todas las mañanas, trabajaba en los jardines, ayudaba a mi madre en las tareas de la casa, presidía la oración de la noche y se aseguraba de que toda la familia fuera a misa los domingos. No hizo nada inusual. Solo hizo lo que se supone que deben hacer los padres: estar allí para su familia.

La vida de mi padre fue una hermosa expresión de lo que significa ser un hombre conforme al corazón de Cristo. Viene a mi mente todos los días porque veo sus huellas en todas partes en mi propio pensamiento y comportamiento. Me enseñó a afeitarme y a rezar. Me mostró con sus ejemplos cómo ser una figura paterna y un padre espiritual para los demás. En ocasiones, cuando escucho un buen chiste, lo oigo reír. Un buen sentido del humor es lo único que todavía necesito aprender de él.

Me doy cuenta de que la mía es una experiencia de paternidad única que no todo el mundo tiene. Es posible que algunos de ustedes no hayan tenido la presencia de una figura paterna en su vida. Pero hoy, en esta solemne Fiesta del Corpus Christi, cuando alabamos, adoramos y damos gracias a Cristo, que es el modelo perfecto para todos los padres, creo que vale la pena celebrar todo lo que significa la paternidad: amor, responsabilidad, entrega, sacrificio, y lo más importante, presencia permanente. Más que nunca, necesitamos padres que se levanten y sean la presencia permanente para sus hijos y su familia de la misma manera que Cristo lo es para el mundo a través de Su Santo Cuerpo y Sangre.

Un feliz Dia del Padre y una bendecida Fiesta de Corpus Christi,

Mons. Cuong M. Pham

 

 

 

First Holy Communion – May 7, 2022

First Holy Communion for 31 students from our Religious Education Program. Mass was celebrated by Msgr. Cuong M. Pham, Pastor and concelebrated by Rev. Joseph Hung S. Tran, Parochial Vicar. Thank you to our CRE, Nelly Gutierrez and our catechists: Gina Caridi, Fatima Garcia, Neida C. Martinez, Elaine Rodriguez and Louise Walton. Pictures taken by Reyna Cortes.

3 de abril de 2022

Estimados feligreses y amigos en Cristo,

Hemos llegado al Quinto Domingo de Cuaresma. La liturgia nos presenta el episodio evangélico de Jesús perdonando a una mujer sorprendida en adulterio, para la cual la ley mosaica prescribe la lapidación (Jn 8, 1-11). La escena está llena de dramatismo: comienza con un grupo de fariseos y escribas dispuestos a apedrear a la mujer pecadora. Ella sabe cómo la ley de Moisés trata su crimen. Dice: “Llevarán a ambos a la puerta de la ciudad y los apedrearán hasta matarlos” (Deuteronomio 22:24). Por lo tanto, ella no espera un indulto. Ella cree que todo está perdido. Ella asume que su pecado es imperdonable.

Sin embargo, Jesús la trata de manera diferente. Él perdona sus pecados, le devuelve la dignidad, la salva de una muerte violenta y la despide como una nueva creación. Mientras los acusadores lo interrogan con insistencia, Jesús se agacha y comienza a escribir con el dedo en el suelo. Según San Agustín, este gesto retrata a Jesús como el Divino Legislador. Podemos recordar del Libro del Éxodo que Dios, de hecho, escribió la ley con Su dedo sobre las tablas de piedra. Así, Jesús es el Legislador; es la Justicia en persona. ¿Y cuál es su sentencia? “El que ustedes esté sin pecado sea el primero en arrojarle la piedra”. Estas palabras contienen el poder desarmante de la verdad que derriba el muro de la hipocresía de los acusadores. Abren su conciencia a una justicia mayor, la del amor, que consiste en el cumplimiento de la ley.

Imaginarnos en el lugar de la mujer. Estaríamos muy nerviosos en este punto, preguntándonos cuándo caerá la primera piedra. Ocultaríamos nuestros rostros, demasiado asustados para siquiera mirar. Pero las rocas nunca llegan. Estamos en estado de shock y nos preguntamos qué ha pasado. Luego, después de sentarnos en cuclillas en la esquina por un rato, mirábamos hacia arriba. Sólo veríamos el rostro misericordioso de Jesús que nos ofrece una mano para levantarnos. Todos nuestros acusadores se han marchado en silencio, uno por uno, comenzando por el mayor. Entonces escucharíamos a Jesús decir: “¿Nadie te ha condenado? Yo tampoco te condeno. Vete, y de ahora en adelante no peques más!” Esta experiencia debe ser tan liberadora y dadora de vida! No estamos condenados, sino que se nos da otra oportunidad de ser buenos.

Hermanos y hermanas, esta experiencia liberadora puede ser también la nuestra cuando vamos al encuentro del Señor en el Sacramento de la Reconciliación. Todos hemos hecho algo que sabemos que está mal y nuestra conciencia nos está condenando. Entonces, cuando vamos a celebrar el Sacramento de la Reconciliación, experimentamos el desbordamiento de la abundante misericordia de Dios que se derrama sobre nuestras almas.

Algunas personas hoy en día son reacias a ir a la Confesión. Podrían decir: “Me encuentro confesando los mismos pecados una y otra vez. ¿Por qué confesarlos en absoluto?” Una forma de ver este dilema es hacer una comparación entre nuestra salud espiritual y nuestra salud física. Los científicos nos dicen que debido a la complejidad de nuestros genes, cada uno de nosotros nace con ciertas debilidades físicas como mala vista, diferentes tipos de alergias o algunos defectos físicos. ¿No sería inusual si dejáramos de ponernos las inyecciones contra la alergia porque nuestras alergias nunca desaparecen? Nuestra salud espiritual es así. Cada uno de nosotros tiene ciertas debilidades espirituales, como la tendencia a ser impaciente, crítico con los demás, orgulloso, egocéntrico, deshonesto, perezoso y similares. Por lo tanto, no deberíamos haber considerado inusual que debemos seguir volviendo a la Confesión, buscando el perdón de Dios por las fallas relacionadas con estas debilidades espirituales.

Algunos de nosotros también podemos sentir que no tenemos nada que confesar. Quizás nos hemos vuelto insensibles a nuestras debilidades y fracasos espirituales. La Escritura lo dice sin rodeos: “si decimos que estamos sin pecado, nos engañamos a nosotros mismos”. (1 Juan 1:8). Quizás puede ser que nos hemos centrado demasiado en los pecados de comisión en lugar de las omisiones. A algunas personas les sorprende saber que el Evangelio pone la mayor parte de su énfasis en los pecados de omisión: no hacer las cosas que deberíamos hacer. En la historia del Juicio Final, Jesús enfatiza esta enseñanza: “Porque tuve hambre, y ustedes no me dieron nada de comer; tuve sed, y no me dieron nada de beber; fui forastero, y no me dieron alojamiento; necesité ropa, y no me vistieron; estuve enfermo y en la cárcel, y no me atendieron.” Ellos también le contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, o como forastero, o necesitado de ropa, o enfermo, o en la cárcel, y no te ayudamos?… Lo que no hicieron por uno de estos pequeños unos, no hicieron por mí”. (Mateo 25:41-45)

Queridos hermanos y hermanas, la Cuaresma es el tiempo de buscar a Jesús perdonador para que él pueda sanar nuestros defectos espirituales y restaurar nuestra libertad, como aquella mujer del Evangelio de hoy. A medida que nos acercamos a la Semana Santa, ¿por qué no darse la oportunidad de experimentar la misericordia liberadora de Jesús?

Devotamente en Cristo,
Mons. Cuong M. Pham