2 de junio de 2024

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Cada junio, la Iglesia celebra el Mes del Sagrado Corazón, honrando el Corazón de Jesús a través de la liturgia, oraciones, devociones y actos de consagración. El Sagrado Corazón nos atrae hacia el amor infinito de Dios y nos impulsa a manifestar ese amor en nuestro mundo. En los tiempos desafiantes de hoy, marcados por los efectos continuos del malestar social, la violencia, el individualismo y las amenazas a nuestra fe, tal devoción se vuelve aún más crucial. El Sagrado Corazón simboliza un amor firme, fiel y vivificante, un amor que trasciende las emociones pasajeras y la sentimentalidad.

El simbolismo que rodea al Sagrado Corazón es profundo y significativo. Las llamas que envuelven al Corazón simbolizan el glorioso resplandor del amor de Jesús, iluminando un mundo oscurecido por la oscuridad y el pecado, esperando ser encendido por el fuego del Espíritu Santo. Además, la corona de espinas que rodea al Corazón herido y sangrante es un recordatorio conmovedor del Corazón de Jesús traspasado en la Cruz (Juan 19:34). También evoca el encuentro entre el incrédulo Tomás y el Señor Resucitado, quien lo invitó a tocar Sus heridas (Juan 20:24-29). Además, evoca la imagen triunfante del Cordero de Dios inmolado pero victorioso (Apocalipsis 5:6). Estas representaciones vívidas refuerzan la noción de que el amor de Jesús no es solo un concepto abstracto, sino un compromiso genuino e inquebrantable, incluso ante el sufrimiento. Nos recuerdan, como seguidores bautizados de Cristo, nuestra misión de llevar este amor extraordinario al mundo.

La devoción al Sagrado Corazón se popularizó cuando Santa Margarita María Alacoque (1647-1690), una monja de la Visitación, tuvo una revelación personal entre 1673 y 1675 que involucraba una serie de visiones místicas de Cristo mientras oraba ante el Santísimo Sacramento. Durante sus visiones, el Señor le reveló los misterios de Su Sagrado Corazón. Dada la estrecha asociación de nuestra parroquia con Santa Margarita María, es apropiado que fomentemos esta devoción de todo corazón. Recomiendo sinceramente que sigan el ejemplo de Santa Margarita María dedicando tiempo a la adoración silenciosa ante el Santísimo Sacramento, meditando en la Palabra de Dios, asistiendo a la Santa Misa siempre que sea posible y exhibiendo una imagen del Sagrado Corazón en sus hogares. Consideren unirse a nosotros en la solemne Adoración del Santísimo Sacramento que se lleva a cabo el primer viernes de cada mes, tanto por la mañana como por la tarde.

Me complace anunciar que se llevará a cabo una Solemne Misa en Honor al Sagrado Corazón el viernes 7 de junio en nuestra iglesia por la tarde, seguida de una festividad en el salón parroquial. Nos honra dar la bienvenida a Su Excelencia Monseñor Paul R. Sánchez, un querido ex pastor, quien presidirá esta ocasión especial. También agradezco a la Hermandad del Sagrado Corazón, un grupo devoto y dedicado dentro de nuestra comunidad hispana, por patrocinar este evento especial. Estén atentos para más detalles en los próximos días.

Mantengámonos cerca del Corazón de Jesús y transformémonos en cristianos devotos, encendidos con pasión para dar a conocer Su misericordia a los vulnerables, los aislados, los enfermos, los que sufren y aquellos que están marginados o rechazados.

Sinceramente suyo en el Sagrado Corazón de Jesús,

Monseñor Cuong M. Pham